La situación en Fukushima es cada día más complicada, pero los medios nos cuentan a diario como se encuentran en todo el país, como se está intentando huir, las calles están vacias y nadie hace vida normal por el temor a la crisis nuclear, pero ¿nos están contando toda la verdad?

Hoy cuatro bloggeros españoles residentes en Tokyo (@marcbernabe @ungatonipon @Mickoib y @tokavs) nos han dado una versión muy diferente. Han grabado un vídeo en el que tratan de tranquilizar a sus familias y explicar lo que realmente ven cada día cuando salen a la calle, van a trabajar o hacen vida normal como sus vecinos, compañeros y amigos.

El Gobierno Japonés intenta calmar a la población, mientras los medios, especialmente los extranjeros dan la señal de alerta y nos hacen pensar, como han dicho algunos, que estamos viviendo un auténtico apocalipsis.

En nuestro país La Razón utiliza titulares como “¿El peor escenario posible? : todo Japón expuesto a la radiación”; “JAPÓN, BAJO ALARMA NUCLEAR” nos dice el ABC en mayúsculas y la portada de ayer de El Mundo era todo menos tranquilizadora.

Las exageraciones no son un caso aislado en los medios españoles. El italiano Il Corriere de la Sera, utiliza titulares catastrofistas “«Radiazioni letali». Italiani in fuga Medvedev: «È una catastrofe», al igual que El Tiempo de Colombia que nos alerta con un «Se extiende pánico nuclear» en su portada de hoy o la BBC nos ha mostrado el pánico en nuestras pantallas en los últimos días.

En el extremo opuesto nos encontramos la cobertura que está ofreciendo El País, que me parece impecable, ya que está siguiendo la actualidad minuto a minuto, tratando de usar el mayor número de fuentes posible e incluso haciendose eco del vídeo antes citado. Esa debería ser la manera ideal de contar una tragedia de estas dimensiones, y más en el 2011 con la facilidad que existe para acceder a la información.

Encomiable es también la cobertura de la CNN que trata de contar lo que está ocurriendo, y no exagerar en sus descripciones, utilizando el menor número de adjetivos catastrofistas posible.

Después de leer cientos de comentarios tranquilizadores en las principales redes sociales contados en primera persona y empaparnos de la versión de los medios tanto nacionales como internacionales surge la pregunta ¿A quién debemos creer? ¿Debemos pensar que de verdad no pasa nada o alertarnos por una verdadera crisis nuclear?

Anuncios