Emma Lira. Foto de C. W. lauritsen.

Emma Lira. Foto de C. W. lauritsen.

Cualquier persona puede vivir la aventura de su vida, sólo tiene que estar preparada para descubrirla. Con esa declaración de intenciones Emma Lira presenta su primera novela “Búscame donde nacen los dragos” una historia de las que se paladean párrafo a párrafo y te engancha desde la primera página hasta el punto final.

Hay personas que a veces viven momentos en su vida que son como el inicio de un libro, pero no se atreven a continuar y ver qué pasa al final de la historia. Quien sí lo hace es capaz de vivir su propia aventura, como hizo Marina la protagonista del relato marchándose a Canarias a descubrir la historia guanche, y como ha hecho en incontables ocasiones su autora, que reconoce haber tenido la suerte de vivir muchas y espera vivir muchas más.

Emma estudió periodismo porque le gustaba escribir y aún no han inventado una carrera para escritores;  la casualidad y una oferta en un tablón de anuncios, la llevaron a aceptar un trabajo de secretaria de noche en el desaparecido Diario 16, que le sirvió para acabar de becaria, aprendiendo el oficio en un turno tan complicado como es la noche, y en un periódico tan liberal y relevante como era éste para la época. Ese fue tan sólo el inicio de una carrera que la ha llevado a trabajar de freelance para grandes empresas automovilísticas, en comunicación corporativa y, entre otras muchas experiencias,  a decidirse a publicar su primer libro.

Con toda una trayectoria periodística a sus espaldas y decenas de viajes por todo el mundo que la han llenado de historias que contar, compartir unos minutos con ella es un auténtico placer. Más que una entrevista, pudimos disfrutar de una agradable conversación.  Hoy quiero haceros partícipes de algunos de esos momentos…

Pregunta. ¿Cómo acaba una periodista trabajando en África de traductora?

Respuesta. Eso fue un parón profesional que hice, me di cuenta de que a veces cuando alcanzas las cosas te das cuenta de que no es lo que quieres. Yo tenía por delante como dos años, me había separado de mi exnovio y era un momento independiente, sentía que necesitaba más cosas y perfeccionar idiomas. Me comentaron la posibilidad de que conocían a alguien en Sudáfrica que tenía fincas de cacería y necesitaban a una persona que enseñara español a los guías de allí, y ahí encaje, fue de rebote.

P. ¿Estuviste mucho tiempo?

R. Estuve seis meses allí y para mi fue un auténtico punto de ruptura en mi vida, fue como descubrir que había otras realidades que sucedían simultáneamente a la mía.

Búscame donde nacen los dragos

Búscame donde nacen los dragos

P. Con un parón en tu carrera, dices que encontraste tiempo para escribir.

R. Sí, dije tengo más tiempo, tengo menos dinero, pero es el momento perfecto para hacer aquello que llevo toda la vida diciendo que quiero hacer, y que no hago nunca. Porque yo además la necesidad de escribir la tenía cubierta, no es como si me hubiera dedicado a la publicidad o al marketing, y no escribo pero tengo dentro de mi ese periodista que quiere contar historias, es que yo sí las contaba.

P. Pero no es lo mismo, ¿también escribías literatura?

R. Sí, yo siempre he escrito relatos, alguna vez me he presentado a concursos y otras veces no, porque pensaba ¿Para qué?. Yo siempre había tenido poca confianza en mi capacidad de escribir literatura, aunque sí es cierto que había ganado algunos concursos pequeños, pero me faltaba la constancia. Mi marido me decía, “si pusieras en ti misma el empeño que pones en los proyectos de los demás harías lo que quisieras”, y a mi me sorprendía que hubiese alguien que creyese en mi más que yo misma, así que dije voy a intentarlo.

P. ¿Fue difícil conseguir que alguien te publicara?

R. Fue más fácil de lo que yo me había imaginado. Todo este proyecto ha sido más fluido de lo que yo me había imaginado. Para mi ha sido un trabajo muy bonito, la investigación etc.

P. ¿Te fuiste a Tenerife a documentarte sobre la historia guanche?

R. Yo iba a Tenerife ya antes, porque la finca de la que se habla en la novela existe realmente, y yo ya iba porque mi marido tenía proyectos allí. Cuando iba a Tenerife me iba a la biblioteca, a la Universidad de la Laguna, me iba a documentarme…  y no me costó nada, porque era tan bonito que la gente te contara cosas e historias. Ya allí había un señor que es encantador y que se parece muchísimo al Ángel de la novela, que me contaba historias de los guanches, y ya empecé a estudiar, a leer, a escuchar, a mirar… Cuando decidí que sabía de lo que quería escribir, tenía el comienzo, pero no sabía como se iba a desarrollar, ni como iba a acabar.

P. ¿Qué tiene de ti Marina?

R. Creo que tiene rasgos autobiográficos como todas las primeras novelas, pero Marina tal como yo la imagino, aparte de que es mucho más mona que yo (risas) tiene dos peculiaridades que yo no tengo, Marina es más valiente de lo que ella se cree y yo me creo más valiente de lo que soy, en ese sentido somos antagónicas.

P. ¿Crees que tu libro es para chicas o para todos los públicos?

R. Yo sí creo que es un poco para chicas, sobretodo el comienzo, creo que es un comienzo en el que nos sentimos más identificadas las mujeres, aunque luego hay muchísimos hombres que se lo han leído.

P. ¿Qué opinas del libro electrónico?

R. Creo que ahora mismo el libro electrónico es muy caro, no puedes pagar 3€ menos por un libro electrónico que por uno de papel, me parece desproporcionado. Estoy convencida de que si los libros se vendieran a 2 o 3 € mucha más gente los compraría.

P. ¿Y de la piratería?

R. No veo mal que la gente piratee un libro si eso lo da a conocer más, porque yo creo que al final un libro que se conoce, luego si tienes que regalárselo a tu madre o a un amigo, lo vas a comprar, no le vas a regalar el pdf.

P. ¿La novela se va a llevar al cine?Cita

R. Hay un productor interesado, pero todavía no se han cerrado ni cantidades ni nada. Él está muy interesado desde el principio, de hecho leyó el manuscrito cuando aún no había salido ni en papel.

P. ¿Y te gustaría?

R. Me encantaría.

Aventurera

P. ¿Has vivido la aventura de tu vida o estás esperando a que llegue?

R. Yo creo que he vivido muchas aventuras, y espero vivir muchas otras más. Me he salido con bastante frecuencia de la cotidianeidad y he tenido la inmensa fortuna de vivir experiencias extraordinarias. También creo que hay que estar abierto a ello, a veces la oportunidad de vivir algo extraordinario está muy cerca y nos da miedo, pensamos que no somos capaces, no lo vemos etc. y por eso hay que hacerse preguntas como Marina. A lo mejor todo el mundo quizá se ha encontrado con un comienzo de historia en algún sitio, si vives en tu vida algo que dices “esto podría ser el comienzo de un libro”, a lo mejor es tu libro, no de que lo escribas, sino de vivirlo. A veces nos dejamos arrastrar por lo cotidiano, por lo que se espera de nosotros, por la zona de confort y yo creo que hay que asomarse un poquito al abismo a ver qué pasa al otro lado.

P. ¿Y ahora tú estás en una zona de confort o esperando el próximo reto?

R. Yo estoy siempre esperando algo. Ni sé lo que he vendido, ni de lo que venda voy a cobrar nada hasta marzo del año que viene, así que ahora mismo sigo haciendo todo exactamente igual que antes, con menos tiempo por el parón de maternidad pero igual.

Finca Tamadaya

Finca Tamadaya

P. Con todo lo que has viajado, si tuvieras que vivir una aventura como la de Marina ¿Dónde la querrías vivir?

R. Yo creo que en África, es un destino que se da mucho a la aventura porque, como en las pelis americanas, cualquier cosa que hagas puede ser utilizada en tu contra. Por muy preparado que lleves un viaje a África siempre te pasará algo para lo que no estás preparado. Javier Reverte tiene una frase que me gusta mucho:”En África lo que parece fácil es complicadísimo y lo que parece imposible ocurre todos los días” y es verdad, en África los milagros suceden todos los días.

Periodista

P. Desde tu experiencia, ¿Cómo ves el panorama periodístico?

R. Complicado, están cerrando muchos medios…La crisis en general y en el sector periodístico es porque hay otra manera de hacer las cosas; los blogueros, por ejemplo, que estáis contando las cosas a pie de calle. Ya no es como antes, a lo mejor el periódico en papel ya no tiene sentido o tener una plantilla, a lo mejor tienes que plantear unos colaboradores freelance que sean superespecializados en su tema, o igual necesitas alguien que sepa de todo no sé…

P. Hace falta un cambio…

R. Sí, otro modelo. Me encantó una frase que vi una vez que decía “Los gusanos llaman crisis al nacimiento de las mariposas”, es que para lo que unos es una catástrofe y fin de la vida, para otros es el nacimiento. Y hay que decidir ¿qué quieres ser un gusano o una mariposa? Pero lo que está claro es que el cambio depende de uno mismo, y si no lo intentas no lo vas a saber nunca. Yo creo que arrepentirte de cosas que no has intentado es muy triste.

Anuncios