Sí, existen, y, aunque sean pocos merece la pena pensar en ellos y no generalizar. A pesar de que lo tendencioso sea lo que vende, de que los medios se empeñen en pintar del color que quieren sus informaciones, todavía hay valientes que se arriesgan a ser objetivos, a ser éticos y a no engañar a la audiencia.

Hoy quiero compartir con vosotros un vídeo que, aunque es de 2005, me ha gustado mucho y refleja muy bien todos los pecados que muchos periodistas están cometiendo a diario.

Anuncios