spectacles

Hace tan solo un mes que se empezaron a vender las primeras spectacles, las gafas que ha desarrollado snapchat y que ha decidido poner a la venta de una manera muy particular.

El primer snapbot, así es como se llama la máquina de vending que las suministra, apareció en California. Estuvo disponible en distintas localizaciones hasta que un día desapareció. Estas particulares gafas no se pueden comprar ni online ni en ninguna tienda, tan solo a través de una de esas máquinas.

Ahora tres de esos snapbots están en la Quinta Avenida de Nueva York y gracias a esa localización he podido hacerme con unas.

spectacles nyc

Reconozco que lo de hacer cola en la puerta de un local vacío en el que solo hay unas pantallas y tres snapbots con cuatro grados bajo cero fue una experiencia en todos los sentidos. La espera se hacía amena porque cada dos por tres pasaba alguien que se te quedaba mirando y te acababa preguntando por qué estabas hacienda cola. Cuando se lo explicabas las reacciones eran diversas, desde ponerse a hacer cola para poder conseguir unas también, hasta mirarte como si estuvieras loca o pensar en un futuro más tecnológico como dijo una señora de unos sesenta años que pasó por allí con su hijo “ en el futuro ya ni llevaremos cámaras, solo unas gafas como esas”.

Las personas que estábamos esperando para conseguir nuestras spectacles también éramos bastante distintas: señores asiáticos mayores que hacían la cola para revenderlas cada día y que sabían mejor que nadie las reglas para poder entrar, adolescentes, treintañeros, madres que esperaban regalarlas a sus hijos por Navidad “y comprar dos pares porque todo el mundo las quiere y no todos pueden tenerlas, quizá se puedan revender”…

Tras la espera llega el momento en que puedes entrar en la tienda y esperar tu turno para acercarte a la máquina. Tan solo tiene tres botones para elegir el color que quieres (coral, negras o azules). Cuando seleccionas el color a través de la pantalla puedes ver cómo te quedarían. Introduces tu tarjeta de crédito para pagar los 130$ + tasas que cuestan (141,53$ en total) y tras 30 segundos tienes en tus manos el cilindro que las contiene. Solo se pueden comprar dos al día por persona.

Es difícil describir la sensación de por fin tenerlas después de haber hecho la cola y de saber que tienes algo que mucha gente le gustaría tener.

Como niña con zapatos nuevos me faltó tiempo para estrenarlas. Pero no sé que hago escribiendo cuando puedo contar todo esto mismo a través de mis snaps.

Por cierto, si quieres ver cómo uso mis spectacles para mostrar mi visión de NYC solo tienes que agregarme como amigo en snapchat. Mi user, como en todas las redes, es Virginialop.

Anuncios